ESPAÑA A CORTO Y MEDIO PLAZO

ESPAÑA CRECE Y CRECE

Son ya tres años consecutivos en los que la economía española supera el 3%, un crecimiento que la posiciona en una situación de ventaja sobre la mayoría de los países europeos. Este fuerte crecimiento puede repetirse en 2018, ya que si bien, y en el momento actual, nuestros análisis y la de la mayoría de los centros de investigación anticipan para el próximo año tasas entre el 2,5% y el 2,7%, hace un año se cometió el error de infravalorar en más de medio punto el crecimiento de 2017. Salvo las amenazas que señalamos en el último punto, no hay motivos para el desaliento y España es una apuesta segura de futuro.

BUENOS DATOS EN EMPLEO

Los datos de la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre sitúan nuestra tasa de paro en el 16,4%, un resultado positivo si recordamos que en esta misma década, en el primer trimestre de 2013, llegamos a registrar una tasa de paro del 27%. Nuestra predicción anticipa para el próximo año nuevos avances, hasta el 15,3%, y si bien es justo recordar y reconocer el cambio experimentado en el mercado laboral, no por ello se debe disminuir el esfuerzo y caer en la autocomplacencia. En la Unión Europea la tasa de paro actual es del 7,4% y solamente mejoramos la situación de Grecia. Adicionalmente, nuestro aumento en el empleo es consecuencia directa de nuestro crecimiento económico, pero es un empleo de perfil bajo, con una elevada elasticidad al PIB, una baja productividad y en consecuencia con un impacto limitado sobre la renta.

CONFIANZA EN EL FUTURO

Un análisis de los datos que presentamos en nuestro cuadro de predicciones para España nos permite observar que las variables que mayores tasas de crecimiento registran son la Inversión en Activos Fijos (Equipo) y las Exportaciones, que reflejan la confianza en nuestra economía y su éxito en los mercados exteriores.

OPTIMISMO NO EXENTO DE RIESGOS

Las principales amenazas a nuestro crecimiento a corto plazo son las siguientes:

  • Incremento del precio del petróleo. En el último año el petróleo ha subido más del 40% y existe la amenaza de que lo siga haciendo en 2018. Mayores subidas del precio del crudo drenarían nuestro saldo exterior y aumentarían la inflación de costes.
  • Incertidumbre sobre las políticas monetarias de los grandes bloques. El endurecimiento de las políticas monetarias se anticipa para el próximo año con el consiguiente aumento de los tipos de interés y la menor disponibilidad de liquidez. Si bien su intensidad será una variable a despejar en el futuro, no ayudará el aumento de la inflación. No se descartan turbulencias financieras.
  • Aumento del proteccionismo. Este riesgo ya anunciado con anterioridad tendría mayor impacto a corto plazo en otras economías europeas y menor en España dado el destino de nuestras exportaciones.
  • Inestabilidad en Cataluña. Si bien el impacto económico de la crisis de Cataluña sobre la economía real es local y no se extenderá al resto de España, no hay que olvidar que Cataluña representa el 20% de nuestro PIB y que un estancamiento absoluto o incluso recesión supondría una merma de al menos 0,5 p.p.. El resultado de las próximas elecciones puede incidir en la estabilidad de España.
  • INICIO

    Instituto L.R. Klein,

    UAM Facultad de CC.EE y EE

    Módulo E-XIV

    28049 Cantoblanco Madrid.

    Teléfono y Fax: (+34) 91 497 41 91

    http:// www.uam.es/klein/gauss

    e-mail: klein.gauss@uam.es


    www.prediccioneconomica.com

    e-mail: info@prediccioneconomica.com